Suecia

Durante mucho tiempo los países vecinos de Suecia la vieron como un modelo en materia de cualificación de la mano de obra y la formación profesional. Sin embargo, esta situación ha cambiado.

En los años 2000, el sistema educativo sueco no pudo reaccionar de manera rápida frente a los cambios tecnológicos en la industria y la alteración del mercado laboral. Asimismo, se ha observado una disminución de la mano de obra cualificada en el país. Por ello, el Parlamento, con la participación de las empresas, ha decidido llevar a cabo nuevos programas de formación que se adaptan mejor a las necesidades del mercado laboral.

Asimismo el gobierno se ha interesado en consolidar la relación entre educación y mundo laboral en los niveles secundario, superior y de la FP.

Para ello se ha creado un centro de formación de aprendices que permite la promoción y el aumento de la oferta de este tipo de formación. De igual modo, para lograr un mejor período de inserción en el mundo laboral, el gobierno ha modificado la normativa, sobre todo en lo que respecta a la posibilidad de obtener un contrato de formación de aprendices y una FP en la educación secundaria superior. Estos contratos para aprendices, así como los convenios entre los jóvenes, las oficinas de empleo y los municipios han sido implementados en 2015. De esta manera los jóvenes entre entre 20 y 24 años pueden insertarse profesionalmente o volver a un itinerario formativo para adquirir las cualificaciones necesarias. Los estudios pueden realizarse a la par con una experiencia profesional.

 

El sistema educativo Sueco – 2013

 

El sistema educativo sueco (© Onisep / Elise Veteau)

 

Léxico

 

La vía profesional en Suecia

 

En la educación secundaria

A los 16 años, luego de la educación obligatoria, el joven sueco puede empezar sus estudios en el instituto. En el sistema educativo sueco se busca evitar que aparezca una separación entra la FP (formación profesional) y la educación general. Por ello los alumnos de ambos itinerarios asisten al mismo centro educativo y tienen clases comunes en algunas asignaturas.

La reforma de la educación en el instituto, de 2011, introdujo 18 modalidades (ciencias sociales, lenguas y literaturas, hostelería, modalidad técnica, etc.). Cada modalidad está conformada por diferentes especialidades. Así, por ejemplo, la modalidad “sanidad y atención en la salud” cuenta con opciones como “salud y bienestar”, “lengua de signos”, “ciencias naturales” y otras. De esta manera, se vuelve más clara la distinción entre programas prácticos para ejercer un oficio y programas teóricos que permiten el acceso a los estudios superiores.

Los criterios de admisión difieren:

  • Para ingresar en un programa teórico, el alumno debe tener 16 años y haber aprobado sueco, inglés, matemáticas, y al menos otras nueve asignaturas.
  • Para ingresar en un programa práctico, el alumno tiene que haber aprobado sueco, inglés, matemáticas y al menos otras cinco asignaturas.

Las diversas modalidades que se ofrecen en el instituto permiten el acceso a los estudios superiores, la práctica de un oficio o pueden ser una combinación de ambas posibilidades.

El contenido de cada modalidad es el siguiente:
– 8 asignaturas fundamentales (inglés, artes, deportes y salud, matemáticas, ciencias, educación cívica, sueco, teología);
– asignaturas específicas del programa elegido;
– un trabajo personal;
– prácticas profesionales si el programa está destinado al ejercicio de un oficio.

El título de fin de ciclo, denominado, Slutbetyg från gymnasieskolan, es el equivalente del bachillerato. Si el alumno obtiene notas insuficientes para postular a una formación, puede mejorar estos resultados mediante una formación complementaria o presentándose nuevamente a un examen.

 

En la educación superior

La educación profesional postsecundaria forma parte de la educación superior. Una agencia es la responsable de los programas de FP postsecundario.

En estas formaciones se pueden validar dos años de cualificaciones profesionales en los sectores de la industria, la sanidad y las nuevas tecnologías, y una tercera parte de la duración de estas se desarrolla en situación laboral. La dirección de estos programas se realiza a través de una estrecha colaboración entre empresas, municipalidades y centros de enseñanza.

 

Formación de aprendices

La formación de aprendices no tiene mucho desarrollo en Suecia. A este respecto, se está experimentando en la actualidad con un programa piloto denominado “aprender en situación profesional” (LIA).

 

Datos claves

  • 71 % de hombres y 76 % de mujeres en la categoría de edad de 25 – 64 años se encuentran en un programa de FP. Se trata indudablemente de las tasas más altas de toda Europa. (Agencia Nacional de la Educación)
  • La tasa de paro de las mujeres tituladas en la educación superior fue inferior a la de los hombres en 2007
  • Desde el año 2016 la formación de aprendices en Suecia se ha vuelto más atractiva y de mejor calidad:“El gobierno ha invertido en una campaña para informar a los estudiantes, padres, docentes y tutores. Los retos de este año 2016 están relacionados con la calidad y el mayor atractivo que se va dar a las formaciones. Es así que el gobierno, los empleadores y los trabajadores de diferentes organizaciones han declarado 2016 como el año de los programas de profesionalización” (CEDEFOP 2016)
  • Los distintos aspectos sobre los programas profesionales, los retos y las soluciones a nivel político:El número de alumnos que sigue la educación secundaria superior en formación de aprendices ha crecido de manera considerable y ha pasado de 6000 (en otoño de 2013) a 6500 (en el verano de 2014). En el otoño de 2014 se llegó finalmente a 7300 alumnos. (CEDEFOP – 2015)
  • Ha habido un aumento del 9% con respecto al año anterior en el número de aprendices que se encuentran entre los primeros graduados de la educación secundaria superior. (EUROPA – 2015)

 

Actualización : 21/02/2018