Italia

Italia ha realizado reformas en su sistema de educación y formación al darle un mayor valor a la formación profesional y la formación en sistema de alternancia.

Se ha realizado la integración de la educación y la formación profesional (Sistema di istruzione y sistema della formazione professionale) y se les ha considerado como un deber y un derecho (diritto-dovere) que se ejerce durante 12 años (de los 5 a los 18 años). Este enfoque ha logrado que se dé una imagen positiva de la FP (formación profesional) poniéndola al mismo nivel que la educación general. Asimismo, este enfoque garantiza que cada joven obtenga una cualificación general o profesional antes de entrar en el mercado laboral. A su vez, se ha vuelto a agrupar los programas de la FP, se ha realzado el valor de estos y se han modificado los contratos de formación de aprendices.

Las regiones tienen amplia competencia en la FP (Formación Profesional) y son responsables de la definición de los títulos.

Tradicionalmente le corresponde a las regiones y a las provincias autónomas italianas establecer los diferentes programas profesionales y tipos de sistemas de formación de aprendices. Sin embargo, para armonizarlos, la conferencia de Estado-Regiones adoptó normas estándares de educación y de formación válidas a nivel nacional. Estos estándares se encuentran en relación directa con el registro de cualificaciones creado en 2011.

En Italia los cursos organizados en el marco de los programas para aprendices son claves para poder insertarse en el mercado laboral.

El sistema educativo italiano – 2013

 

El sistema educativo italiano (© Onisep / Elise Veteau)

 

Léxico

 

La vía profesional en Italia

 

En la educación secundaria

El primer ciclo obligatorio de educación se desarrolla en 8 años. El alumno pasa 5 años en la primaria, 3 años en la secundaria y luego se presenta a un examen final.

Los alumnos tienen la posibilidad de:

  • realizar estudios de 5 años en una escuela superior (Licei, istituto tecnico, istituto professionale), al final de los cuales se debe superar la prueba esame di stato para poder ingresar en la educación superior;
  • efectuar durante 3 años una formación profesional que está bajo la responsabilidad de las regiones. Al final de esta se obtiene una cualificación profesional (Certificato di qualifica professionale) que da acceso al mercado laboral. Se puede del mismo modo ingresar en un instituto para continuar los estudios o realizar una especialización de tipo postsecundario como las formaciones de la IFTS (Istruzione Formazione tecnica superiore/Formación técnica superior no universitaria) en los ITS (Istituti tecnici superiori);
  • Ingresar en una formación profesional que dé trabajo y formación alternadas para que los jóvenes adquieran conocimientos básicos y competencias que podrán poner en práctica en el mercado laboral.

Puede haber traslados del sistema educativo general al sistema de FP y viceversa.

 

En la educación superior

Se han creado polos de formación profesional en las regiones, donde centros educativos, universidades, empresas y equipos de investigación abordan de manera conjunta un mismo tema.

Los títulos de técnico superior pueden obtenerse entre 4 y 6 semestres según la especialidades en los ITS (Istituti tecnici superiori). En el marco de la IFTS (Istruzione Formazione tecnica superiore), la regiones ofrecen, según las necesidades del territorio, formaciones profesionales superiores (de 2 semestres) con un título. La universidad ofrece títulos de FP de diferentes duraciones en los sectores artístico, paramédico, de la sanidad y otros. Del mismo modo se pueden seguir formaciones de máster en FP.

 

Formación de aprendices

La alternancia no tiene todavía mucha difusión. Con la responsabilidad del centro educativo o de formación y en base a los convenios con las empresas, se elaboran y se ponen en marcha programas con un sistema de alternancia, a los que luego se les hace un seguimiento y una evaluación.

A parte de dirigirse a los jóvenes de 15 a 18 años en el marco de la educación obligatoria, la formación de aprendices se encuentra abierta a las personas entre 18 y 29 años. Se ofrecen períodos en el centro de formación de 120 horas al año como mínimo y períodos en la empresa en el marco de un contrato de trabajo específico. Según la edad y el nivel de los aprendices, la duración del contrato va de 18 meses a 4 años. Al final de la formación se obtiene una cualificación profesional que se consigna en una cartilla de formación. Los empleadores gozan de exoneración en las cotizaciones sociales para incentivarlos a desarrollar este dispositivo.

 

Datos claves

  • En 2012, 22,4 % de los jóvenes entre 20 y24 años no llegaban a alcanzar el nivel secundario superior. (Eurostat – 2013)
  • A partir del año 2010, se reformó la educación secundaria superior técnica (que cuenta con 57% de los jóvenes en la actualidad). Esta se ha vuelto más flexible y responde a las necesidades del mercado laboral. Se ofrecen 19 especialidades en los campos económico y técnico.
  • Desde 2016 el estatuto de aprendiz puede ser extendido a los trabajadores adultos. Antes, éste solo se otorgaba a los jóvenes entre 18 y 29 años. (EUROPA – 2016)
  • Las prácticas se han vuelto obligatorias para los alumnos de los tres últimos años de la educación secundaria superior (400 horas para los se encuentran en la vía profesional y 200 horas para los que están en la educación general). Las práctica se pueden efectuar en el sector privado o en la administración pública. (OECD – 2017)

Actualización : 13/07/2018