Prácticas sin programa

Haber hecho prácticas es un elemento clave para entrar en el mercado laboral. Las prácticas en el extranjero le dan mayor valor a tu currículum. Si no tienes la posibilidad de participar en un programa de movilidad por medio de tu centro de enseñanza o tu región, entonces realiza un período de movilidad por tu cuenta.

Debes saber que la noción de prácticas difiere según los países. Veamos brevemente este tema…

En Francia, se considera que las prácticas completan tu formación. Los jóvenes cumplen un período obligatorio de prácticas en el marco de su plan de estudios escolar o universitario. Por ello se firma un convenio de prácticas tripartito: quiere decir que el documento lo suscriben el estudiante, su centro de enseñanza y la empresa de acogida. La otra posibilidad de realizar una estancia en una empresa pasa por la firma de un contrato de trabajo, del tipo contrato temporal. Al igual que en Francia, el sistema de prácticas funciona muy bien en Alemania, Países Bajos, Suiza, los países escandinavos, Austria, Bélgica o Dinamarca. Como en Francia, la firma de una convención de prácticas o de un contrato te permitirá gozar de una protección social e incluso recibir una gratificación.

Sin embargo no se puede aplicar este mismo modelo en todos los países. En Estados Unidos o Canadá, no existe el término “prácticas”. Las primeras experiencias de estancia en una empresa se regulan en el marco jurídico del código laboral y no gozan de un estatuto específico.

En Gran Bretaña los términos internship, work placement o work-experience aluden a la noción de prácticas como se la comprende en Francia. A pesar de ello, no existe en el país la costumbre de realizar este tipo de actividades.

Cuando el estudiante o joven titulado realiza las prácticas por su cuenta (salvo el período obligatorio en el marco del plan de estudios), se aplican tanto la legislación del país de acogida como las condiciones previstas en el convenio de prácticas o contrato de trabajo.

 

Para empezar

  • En tu carta de candidatura para unas prácticas debes destacar las competencias que puedes ofrecer a la empresa, los objetivos y la duración deseada de tus prácticas. Es aconsejable tener un buen dominio del idioma del país si quieres ser eficiente y si así lo requieren las prácticas.
  • Busca tus prácticas como si estuvieras buscando empleo: consulta los directorios de empresas y los sitios de ofertas de empleo, redacta tu currículum, envía tus cartas de candidatura espontánea, postula a las ofertas, prepárate para las entrevistas. Escribe tu currículum y tu carta en el idioma del país.
  • Activa tu red de contactos: amigos, profesores, redes sociales (viadeo, linkedin e incluso facebook).

 

Recursos en línea

 

Consejos

  • Infórmate sobre tu país de destino, su situación económica, su cultura y el modo de vida de sus habitantes.
  • No te desanimes rápidamente y sigue enviando más cartas. Se estima que de ciento cincuenta cartas de candidatura espontánea, solo una consigue un resultado positivo.

 

¿Encontraste tus prácticas?

  • Lleva tu convenio de prácticas para que sea firmado. Así podrás gozar de un estatuto preciso aunque tus prácticas no sean remuneradas. Del mismo modo te servirá para suscribir un seguro u obtener un certificado de repatriación.
  • Es recomendable suscribir un seguro complementario para cubrir posibles gastos ligados a un accidente en la empresa de acogida.
  • Pide la Tarjeta Sanitaria Europea a tu centro de la seguridad social. De este modo podrás gozar de la cobertura de los gastos por atención médica durante tus prácticas.

 

Ya en el país 

  • Los primeros días piensa en alojarte en un albergue juvenil hasta que encuentres un piso compartido o individual.
  • Ya en el país, tu empresa de acogida puede darte consejos y direcciones, así como tus compañeros de trabajo.

 

Ideas

Para encontrar un lugar donde dormir en cualquier lugar del mundo por un precio muy asequible, consulta los sitios web de la Fédération unie des auberges de jeunesse, Hostelling International y Hostels.